@JEduFernandez

JUST WIN, BABY!-

Quien lleve ya unos años en la NFL y conozca un poco su historia, sabrá de donde viene esta expresión que da nombre al título de este artículo, de lo contrario, no se preocupe el lector, se dará cuenta más adelante, concretamente en el último párrafo; y no, no voy a hablar de los Raiders, no es mi intención, aunque cuando uno empieza con el teclado, sabe donde empieza pero no donde ni cuando acabará.

Cada año, siento que la NFL me da 3 días diferentes marcados en mi calendario: 1) Acción de gracias; siendo hincha de Detroit es una fecha muy señalada en la ciudad del motor. La primera vez que pisé un estadio de football fue un mediodía en el Pontiac Silverdome, el 26 de noviembre de 1992, día de acción de gracias en cuya tarde los Lions perdieron 24 – 21 contra los Oilers. Barry Sanders convirtió dos Touchdowns, uno de carrera y otro de pase. Esa fecha marcó mi vida, de ahí en adelante estaría atado a este deporte para siempre, a este deporte y a este sufrimiento que es ser de la franquicia de Michigan. 2) La Super Bowl; por razones evidentes, es la conclusión a una larga temporada marcada por muchas noches sin dormir, por muchas tardes de domingo, de otoño e invierno que hacen de los lunes, con el SNF , días menos cargados de lo habitual, aunque con sueño, con mucho sueño. La temporada regular de la NFL parece estar agendada como antidepresivo a los meses de menos luz, de más frío y más cortos a este lado del Atlántico; cuando llega la Super Bowl, por aquí ya estamos a un paso de la primavera, preparados para la llegada de ese tercer día diferente, o días…3) El Draft de la NFL, pero este no toca.

Hoy nos encontramos a 2 días del domingo de Super Bowl, – valdría para los otros dos que acabo de comentar- son días en los que sabes que ahí a la esquina, no muy tarde, espera un día distinto y creo firmemente en que debemos cargar nuestra vida de días diferentes, como decía Paulo Coelho » …si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina, es mortal…». Además de todo, nunca juega Detroit, así que poco sufrimiento me espera; disfrutemos de la Super Bowl mientras dure, porque esta empieza tiempo antes y aún quedan días para que acabe…


Si hay algo que me disgusta es no poder contar la historia completa, con sus detalles , con sus quiebros y dislates, pero reconozco que eso sería para una serie de artículos o un libro y no para un artículo en C.Lombardi, por esto me disculpo de antemano si omito detalles, pormenores, pero lo hago intencionadamente para que el texto sea más fácilmente leído y comprendido en su extensión. Invito al lector desde aquí para que me siga en este viaje, un viaje temporal pero también espacial entre estados, viaje que me gustaría hacer algún día …

Me voy a retrotraer 2 semanas,viendo la final de conferencia de la AFC, Bengals@Chiefs cuando leo una opinión de pasada en un tweet, que se preguntaba algo así:

¿por qué Kansas se jugaba mediante PASE un 4º down y corto, en lugar de jugar CARRERA?

No recuerdo si eran 1, 2 o 3 yardas. Entonces me paré a pensar lo poco que se conocía a Andy Reid, ex entrenador de Eagles, entrenador actual de Kansas City ; en estos días, os prometo que no he parado y me he cansado de leer biografías y artículos que periodistas, aficionados y comentaristas casuales españoles o hispano-hablantes hacen de su figura. Todos, absolutamente todos los que leí, se redactaban en sentido descriptivo por sus logros y experiencia en equipos, sus récords de victorias, sus números, su ficha, su árbol… Por esto quiero pararme aquí, aunque sea para, brevemente, comentar el porqué de su football, ya que al final, cualquier explicación a nuestras maneras de ser y actuar las encontramos siempre en el origen que nos forma a cada uno, somos nuestras experiencias, somos lo que vivimos, somos nuestras decisiones, nuestras relaciones, nuestras pasiones, nuestros viajes… quiero pararme a explicar de donde viene, y no tanto su árbol, sino el árbol del que él es parte, al que Reid pertenece. Síganme en esto:

Reid desciende directamente de la clase que cambió el football para siempre, la que hizo protagonista el aire sobre la tierra, de la aristocracia del football de pase. Sid Gillman fue el padre de todos en el desarrollo del juego por aire, padre del propio Don «Air» Coryell (creador de la filosofía Coryel y el arbol de rutas numeradas por su sistema que da nombre a múltiples jugadas ofensivas), de Chuck Knox y por supuesto, de Al Davis. El propio Al Davis, que fue su asistente en San Diego Chargers en los 1960s llegó a decir «…haber sido parte del staff de Sid fue como haber asistido a un laboratorio de ciencia avanzada en Football profesional…». Gillman hizo dos aportes fundamentales al juego de pase:

1)- EL TIEMPO: Gillman diseñó una práctica detallada para sincronizar el tiempo preciso entre el quarterback y el receptor, o, más precisamente, entre el dropback del quarterback y la ruta del receptor . El quarterback era quien marcaba los tiempos del receptor, así si realizaba un dropback de cinco pasos, el receptor principal tenía que recorrer su ruta en función de un número preciso de yardas, de modo que aquel pudiese lanzar el balón antes de que el receptor se volviera a buscarlo. La anticipación temporal. El receptor secundario en la progresión del quarterback correría su ruta una fracción de segundo después del primer receptor, de modo que el quarterback pudiera buscar al primero , restablecer sus pies, luego buscar al segundo y aún lanzar antes de que el receptor se volviera a buscar el pase. Hoy en día, este énfasis en el tiempo es tan universal, en teoría, si no del todo en la práctica, que es difícil creer lo influyente que fue Gillman al establecerlo.

2)- EL ESPACIO.-Su segunda idea fue comprender las defensas de pase y cómo vencerlas a un nivel mucho más allá de la orden de abrirse -a la orden de «open «-. Doblegar una defensa al hombre , entonces como ahora, siempre se hizo tratando de identificar un receptor que pueda abrirse frente a un defensor en particular, basado mucho en las habilidades personales de separación del receptor, Wr skills. Las defensas zonales, por otro lado, requieren más diseño y estudio. Gillman se dio cuenta de que la clave para vencer la zona era el espacio entre los receptores; específicamente, si una defensa tenía solo cuatro defensores underneath, cinco objetivos estacionarios, incluso «cinco cubos de basura» como él decía, espaciados uniforme y horizontalmente en el campo, son incubribles, los defensores serán superados en número y facilitará la recepción vs. Zona . Así nació la idea de la «zone stretch” o estiramiento zonal, horizontal, frente a esas defensas . Designaba a hombres de la OL como elegibles, y le daba igual ensanchar los gaps, y por supuesto jugaba con 4 downs, no 3, siempre tenía en cuenta los cuatro.

Este fue el principio del cambio, pero debo hacer un alto aquí en el discurrir del árbol transcrito, y trasladarme a Provo, Utah, Brigham Young University en la que a partir de que tomó los mandos LaVell Edwards, este programa universitario comenzó a girar hacia el éxito, marcado por un «heavy pass game» basado en el sistema de Gillman. LaVell Edwards no está en el árbol de Gillman, pero es un hijo adoptado sin duda alguna. De hecho, a Andy Reid se le sitúa también en el árbol de Edwards, como Mike Holmgren, Steve Sarkisian o Brian Billick. En 1972 toma los mandos de BYU y le da un giro de 180º dejando de ser una universidad perdedora, para empezar a tener récords propios de un programa que luchaba por ganar el campeonato, año tras año y siendo primeros de conferencia en numerosas ocasiones , ganando el nacional en 1984, dando hoy denominación a su estadio universitario, LaVell Edwards Stadium.

En el centro de la foto, Reid arriba, LaVell Edwards abajo

Andy Reid jugó de OT para Edwards de 1978 a 1980 en BYU. El método de LaVell Edwards, se basaba en 5 puntos base, propios de Gillman, propios de Davis, de Holmgren… de Andy Reid:

1.- Siempre protección al Qb.

2.- Control del balón mediante el forward pass.

3.- Tomar lo que te deja la defensa.

4.- Las carreras se diseñan para facilitar el pase.

5.- K.I.S.S. method : Keep It Simple Stupid (este es el método origen de la West Coast Offense). Hacer de la ofensiva algo fácil y simple mediante el pase corto (espacio) y rápido (tiempo), protegiendo de esta manera, el balón, al quarterback y, acomodado el rival a este hábito, extender el campo con pase profundo.

Andy Reid pasa a ser entrenador asistente de Edwards en 1982, sumando a ello toda su experiencia como jugador. Todos sus compañeros declaraban que era un jugador demasiado cerebral, poco centrado en la ejecución del juego, pero siempre sobre-analizando al rival. “Andy como jugador era un poco más cerebral que el resto de nosotros. Siempre estaba observando y analizando. … Era más como un mariscal de campo que un liniero ofensivo. Todos lo notamos en ese momento: la forma en que miraba las cosas”. — Danny Hansen, ex OL de BYU, sobre Andy Reid. Si dentro de ese sistema, el de Gillman, el de Edwards, eres capaz de analizar y ser capaz de interiorizar el conocimiento que se desplegaba en cada entreno, en el playbook y en la manera de trabajar a diario, tu modo de actuar en el football queda sellado a fuego, para siempre.

Andy Reid dentro del staff de Edwards.-

Pero sigamos con el árbol y sus raíces. De Gillman surgió la figura de Al Davis. Si Sid le dio una vuelta de tuerca al juego de pase, Al Davis le da una segunda vuelta . Cuando Davis dejó de ser parte del staff de Gillman en 1962 y se fue a Raiders de 1963 a 1965, se llevó el libro de jugadas de Sid y, lo que es más importante, sus ideas. Pero Davis no se contentó con estirar el campo horizontalmente; quería ir vertical. Si Gillman podía abrir un cubo de basura contra una defensa en zona estirando el campo horizontalmente, Davis probó que también bien lo haría si suma su trait favorito al juego: la velocidad. Gillman, por supuesto, usó «tramos verticales», conceptos de pase que espaciaban a los receptores no de izquierda a derecha, sino de profundo a corto , aunque siempre espaciados:

…pero para Davis, la separación vertical se convirtió en la pieza central de su ofensiva. De hecho, esto es lo que quiso decir cuando trajo el “juego vertical” a Oakland. No se trataba de lanzar bombas profundas (aunque a veces lo era), sino que se trataba de la ciencia de estirar las defensas hasta el punto del break del receptor. La Y-Cross, el TE parte del lado opuesto y cruza la zona underneath hasta llegar al MLB y ahí rompe en profundo. Con receptores en distintas profundidades, un pequeño error defensivo a menudo significaba una jugada de pase de 15 yardas para la ofensiva de Davis, y un error grave significaba un touchdown. Empleó lo que denominaba el strong side flood, sobrecarga el lado fuerte en tres niveles, y aquí es donde se diferencia de Gillman en esta nueva vuelta de tuerca, separados verticalmente no horizontalmente. Strong Side FloodFlood:

Davis continuó modificando la ofensiva de Gillman agregando más formaciones, agregando opciones para los corredores en el juego aéreo y, en general, ampliando las posibilidades de lo que una ofensiva podría hacer con el balón. Esto fue algo innovador, tanto que tuvo un efecto enorme en un joven entrenador asistente de los Raiders llamado Bill Walsh, quien pasó a crear su propia ofensiva ganadora de varias Super Bowls con los 49ers que se parecía mucho a lo que Davis había creado en Oakland.

Como explica Walsh en su libro Building a Champion :

La ofensiva de pase [de Al Davis] incluía una variedad casi ilimitada de patrones por aire, así como un sistema para denominarlos, y utilizaba los corredores y tight ends mucho más que otras ofensivas. … Desarrollar la comprensión de esto tomó tiempo, pero una vez que se aprendió, fue inevaluable”.

En resumen, el «juego vertical» de Al Davis se basó en estirar la defensa verticalmente mientras usaba todos los receptores disponibles (profundos, intermedios y en corto) para tomar lo que la defensa le cedía en cualquier parte del campo. No es culpa de Davis que las defensas a menudo le dieran grandes jugadas a los Raiders, pero siempre jugaba con estiramientos verticales de tres niveles, con un receptor profundo , otro a profundidad intermedia y un tercero en corto. Cuando toma las riendas de los Raiders contrata de HC a quien podría responder a sus ideas, John Madden.

Davis y Madden tras la SB XI

El pensamiento de Davis era que las defensas de pase generalmente tenían solo dos capas de defensores : safeties profundos y cobertura underneath, por lo que cuando hay receptores en tres profundidades, es extremadamente difícil cubrirlos a todos. Pero para este juego vertical es evidente que necesitas el quarterback adecuado en lecturas hi-lo; este tipo de lecturas empezaron a popularizarse con él, con el juego vertical. Mad Bomber Lamonica y Ken Stabler, eran esos quarterbacks, como lo es ahora Mahomes para Reid.

Tras Gillman vino Al Davis (y LaVell Edwards), como acabamos de ver, y de Al Davis surge Bill Walsh, y este le da la tercera vuelta de tuerca al juego de pase. Si Davis estaba en esta orientación vertical, Walsh va a combinar más los estiramientos verticales con los horizontales, aplicando al extremo el método K.I.S.S. que antes explicamos, la West Coast Offense de Don Coryel, pero utilizando el concepto de pase moderno que Davis corrigió en esa orientación. Walsh empezó su andadura profesional en Raiders con Davis en 1966, aunque era running back coach, no hacía otra cosa que empaparse del juego ofensivo de AL. En 1968 se traslada a Cincinnati de O.C. , a Bengals, uniéndose al staff de Paul Brown, donde implanta sus ideas, las de Davis, de Edwards, de Gillman. Ese incremento de la horizontalidad, no fue tan voluntario como obligado, necesario por el quarterback que entonces tenía, Virgil Carter, Qb de gran movilidad pero poco brazo, así que tuvo que tirar de pases rápidos y cortos, quick passing game a lo ancho del campo. Estas correcciones, fueran casuales o no, hicieron de él, el entrenador que fue en 49ers de 1979 a 1988 ganando 3 Super Bowls.

Tras Walsh, el siguiente en las raíces de Reid es Mike Holmgren. Este es entrenador de Quarterbacks de 1982 a 1985 con LaVell Edwards, tres años empapándose del juego aéreo más exitoso y novedoso en College Football.Su vida profesional le llevó a 49ers de 1986 a 1988 de Qb coach con Bill Walsh y hasta 1991 de OC y Qb coach. Su juego de la West Coast Offense que vivió en 49ers lo trasladó a Packers de Head Coach, pero aún acentuando la verticalidad más si cabe con un Brett Favre inconmensurable en sus primeros años. De 1992 a 1998 Andy Reid fue asistente en Green Bay con Holmgren, pasando de TE coach a Qb coach y assistant head coach. La influencia en su juego, en la manera de ver el football, en lo que él experimentó, fue insuperable.

GILLMAN — AL DAVIS /EDWARDS– BILL WALSH — MIKE HOLMGREN — ANDY REID

Con esto, queda saldada la cuenta, y respondida la pregunta…¿Por qué Reid se juega un 4º y corto con pase?


No quiero dejar de hablar del partido del domingo, bien lo merece, se enfrentan dos equipos tan maravillosos como diferentes. Estoy cansado de leer lo que se ha hablado sobradamente todos estos días, de las características técnicas y tácticas de cada equipo, de las similitudes, de las fortalezas…por eso quiero dejar mi reflexión sobre este partido de otro modo, acercándome por otros caminos, no quiero repetir lo que se dice en tantos hilos de twitter, artículos, vídeos explicativos de táctica ofensiva y defensiva, así que aquí transcribo mi opinión sobre el partido, no es el/la Super Bowl, es el partido.-

LA MANADA CONTRA SHERE KAHN

Tener un jugador élite, alguien que se sale de las líneas del talento ratio de esta liga, algo salvaje en un equipo de la NFL, es común para cada una de las 32 franquicias que conforman la Liga, la igualdad es un patrón en la NFL; tener a Shere Kahn, en la selva, en el libro que lo cuenta, al que los gobierna a todos y por encima de todos , es un trueno en medio de la tormenta. Nos encontramos un partido donde un equipo, los Kansas City Chiefs cuentan con 3 jugadores en posiciones decisivas , no son top, sino los MEJORES en su posición en esta liga. Mahomes, Kelce y Chris Jones. Los 3 en posiciones CLAVE , son los 3 mejores donde juegan, para mí no tiene duda ; por si fuera poco cuentan con mejor entrenador.

¿Entonces?…Entonces creo que van a ganar los EAGLES, creo que ganará PHILADELPHIA , lo creo como lo creí durante toda la temporada, lo creo por pensamiento, por haber visto a ambos muchos partidos, lo creo porque siempre creí que la manada derrota al individuo, lo creo porque las trincheras son claves en este juego y ahí Philly no tiene rival, lo creo porque Eagles solo hincó rodilla en un tramo de liga sin su quarterback y el domingo sí juega, lo creo porque tiene más brazos para la victoria que el rival, lo creo y pienso.

Phil Jackson , ex entrenador de Chicago Bulls y de los Ángeles Lakers , hacía habitualmente hincapié en algo fundamental y central en su manera de entrenar, juntaba las individualidades al servicio del equipo; luchó muchísimo en Chicago con Jordan y los que le rodeaban empezando por Pippen para conciliar egos y hacer equipo; y lo hizo en los Lakers para también conciliar la guerra civil que se vivía en cada partido entre Kobe y Shaquille…Jackson nos dejó múltiples reflexiones acerca del equipo y las individualidades, pero hay una que él mismo repetía,

«La fuerza del equipo viene de cada miembro. La fuerza de cada miembro es el equipo«.

En Philadelphia reina la tranquilidad, la paz de saber que tienen un equipo muy bien construido por Roseman, ganen o pierdan, saben que siempre competirán. Cada miembro del equipo tiene muy claro lo que hacer en su pequeña parcela, ese «do your job» de Belichick está grabado en cada baldosa asignada y llevado a su máxima expresión. Pero Eagles tiene algo, algo distinto a Chiefs, Eagles tiene múltiples brazos, te ataca por aire, te ataca por tierra y te ataca por tierra-aire con sus RPOs y Zone Reads. Aunque es un equipo que parece correr mucho, es un heavy pass team, no en balde es el 8º equipo en passing yards de la temporada. Pero como titulo este apartado, si algo tiene Philly, es que juega como actúa una manada de Lobos, la coordinación y jerarquías están al servicio del equipo. Por un lado están los Alfa: en la Ofensiva, Jason Kelce, el comandante, y Lane Johnson; en la Defensa, Fletcher Cox y Brandon Graham. Los Alfa lideran el equipo , son los dominantes, marcan el paso con su liderazgo. Después están los Beta, aquellos jugadores brillantes llamados a liderar el equipo en sustitución de los Alfa, está Jalen Hurts , AJ Brown, Devonta Smith, está Mailata, Seumalo, Dickerson;y en defensa está Sweat, Jordan Davis, Hason Reddick que está finalizando el año a un nivel élite. Tras los Beta están los de medio rango y en cuarto lugar los Omega, encargados de dirigir las actuaciones del resto, y de esto tiene mucho Eagles, solo pensar en las rotaciones que Quinn y Suh dan a los anteriores en defensa, o en la ofensiva Goedert, Scott, Sanders… Está lleno de clase media con mucho talento.

Y todo esto nos trae un partido impresionante el domingo; la manada se enfrenta a Shere Kahn, al que ataca de una solo manera pero de forma temible, la manera de atacar que todos conocemos, que no tiene ambages, que te lo anuncia Andy Reid a los 4 vientos antes de jugar «…te voy a ganar por aire…» . ¿tengo ganas de ver qué hace, inventa o dibuja Shere Kahn para batir el baile solidario y poderoso de la manada de Lobos? Esta final tiene muchas narrativas , pero esta me parece la mejor, el grupo frente al individuo, el colectivo complejo que te ataca de mil formas frente a la ofensiva unidimensional de Kansas pero a la vez perfecta, inmutable en el tiempo y capaz de romper cualquier táctica con movimientos únicos.

Aquí hablamos de palabras mayores para Sirianni, Hurts y compañía, no se enfrentan a Andy Reid, se enfrentan a Sid Gillman, a Lavell Edwards, a Al Davis, a Bill Walsh, a Mike Holmgren, se enfrentan a una estirpe completa de ganadores que cambió el FOOTBALL para siempre, se enfrentan a la historia…


Y esa historia nos trae Al Davis en 1966, enfrentado al entonces comisionado de la NFL Pete Rozelle; en abril , el primero había sido nombrado comisionado de la AFL, y en junio cuando se produjo la fusión para crear la NFL, fue Pete el elegido comisionado de la Liga Profesional, con mucho más crédito reconocido de la fusión por encima de Davis, algo que este nunca perdonó.

Tras esto, Rozelle consigue la expulsión de Davis del comité de competición de la NFL y este intentó trasladar los Raiders a Los Angeles, movimiento también bloqueado por la NFL y terminando en sede judicial. Una relación beligerante entre ambos , pero Al Davis se tomó la revancha, tras la Super Bowl XVIII, ganando a Washington 9- 38 con los Raiders; de GM,acudió a recoger el Lombardi de manos de Rozelle, la tensión se mascaba, era evidente, cuando Rozelle antes de entregar el trofeo, en lugar de halagar al campeón hizo una disertación del valor de los perdedores Washington Redskins, dándoles prioridad en su discurso, diciendo que habían ganado 31 de los últimos 34 partidos y elogiando el gran equipo que eran; mientras tanto Davis miraba a otro lado, con sonrisa burlona, incrédula, sin poder dar crédito a lo que presenciaba, Redskins era el perdedor, el losing team ; no podía explicarse desde otro prisma que el sentir contradictorio de Rozelle, entre lo que quería y lo que fue…entonces ,ya sin remedio, Pete hace entrega del LOMBARDI directamente en las manos de Davis, y este empieza a sonreir, no lo dice aún, no, pero se lo piden desde los periodistas y asistentes a dicha entrega, dilo, dilo…say it, say it!! y entonces le vino a la mente, como él reconoció, que cuando se juegan finales, partidos decisivos, solo vale una cosa por mucho halago que merezca el perdedor, él era el ganador, y lo dijo, lo dijo en alto, delante de su rival político, con su sonrisa de siempre, sonrisa desgarbada , esquelética, desaliñada, minimalista pero abierta al mundo, al football…porque en el football, como pasará el domingo en otra Super Bowl, solo valdrá esto, y lo gritó a la cara de todos,

JUST WIN BABY!


VÍDEO DE LO NARRADO:

Por

2 comentarios en «JUST WIN, BABY! SB LVII – PARTE II –»
  1. Fantastico articulo Edu y que muestra a las claras los vasos comunicantes de este extraordinario deporte llamado Football. Como apunte decir que en aquella BYU de LaVell Edwards se empieza a colar en las films rooms y los entrenamientos un jugador de Rugby de la universidad. Su nombre Mike Leach.

    Sera Leach con todo ese bagaje de Provo y junto a Hal Mumme los padres de la Air Raid, una evolucion de la propuesta de Edwards. La implementan y la desarrolan en pequeños colleges de la NAIA y la Div II como Iowa Wesleyan o Valdosta St en donde el fisico de sus jugadores es un desventaja. De ahi a Kentucky donde batiran toda clase de records y haran pick 1 del Draft a Tim Couch.

    Posteriormente marchara a Oklahoma como OC donde conseguira el Natty en su primer año con Josh Heupel como QB a los mandos. Texas Tech como HC, Wazzu y Mississippi St. Su coaching tree va de Art Briles a Lincoln Riley, de Kingsbury a Mike Gundy pasando por Dana Holgersen o Josh Heupel.

    Saludos.

    1. Grande Javier.Lo de Mumme con Iowa Wesleyan es un capítulo aparte, igual Leach, pero si ya esté artículo es pesado para la gran mayoría, tuve que aligerarlo y aún así… Gracias por leerlo y entender lo que se pretendía mostrar.🔝🔝

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: